Teratoma sacrococcígeo

El teratoma sacrococcígeo es un tumor benigno que sale del extremo del cóccix y que en ciertas circunstancias, durante el embarazo se hace tan grande que una insuficiencia cardiovascular intrauterina provoca la muerte del feto. La única posibilidad terapéutica consiste en la extirpación prenatal de este tumor.

Estos tumores son visibles con ecografía a partir de aproximadamente la semana 16 del embarazo. El diagnóstico detallado se efectúa mediante IRM, si se baraja realizar una posible operación prenatal.

Esta intervención prenatal está indicada, cuando se observen en el feto los primeros indicios de una insuficiencia cardiovascular inminente. En una operación abierta se extirpa el tumor de la malformación que suele tener un tamaño enorme (¡del tamaño de la cabeza del feto!). Si la intervención transcurre favorablemente, se puede volver a normalizar el comportamiento la circulación y en el mejor de los casos, el posterior desarrollo del feto puede proseguir sin perturbaciones.

Dado que esta operación es muy dura y compleja (riesgo de hemorragia), sólo se realiza en fetos muy enfermos, sólo sobreviven aproximadamente uno de cada cuatro fetos. Sin embargo, si el feto se recupera bien de la operación y en el transcurso del resto del embarazo y después del parto no surgen otros problemas con graves consecuencias, el pronóstico de un desarrollo normal del niño es favorable.