IRM fetal

En ocasiones, el diagnóstico por ultrasonidos se complementa con una exploración de imágenes por resonancia magnética (IRM) del feto. La IRM tiene sus ventajas cuando la ecografía llega a sus límites, es decir, en caso de sobrepeso de la madre, escasez de líquido amniótico o posición complicada del feto. En particular, el cerebro del feto se visualiza muy bien. A diferencia de lo que ocurre con la ecografía, se obtiene la representación visual de todo el feto. Las imágenes pierden cierta nitidez si la madre y el feto se mueven mucho. Como la ecografía, la IRM es totalmente inocua para el feto.