Espina bífida

En el proceso de desarrollo embrionario la placa neural se cierra 2 semanas después de la ovulación formando un tubo, alrededor del cual se forma la columna vertebral protectora. Si esta fase del desarrollo no ocurre, la superficie de estas estructuras extremadamente frágiles queda descubierta y en el transcurso del embarazo de ven dañadas por el líquido amniótico y los contactos mecánicos con la pared uterina (1). Con frecuencia, la médula espinal todavía está intacta (2) antes de la semana 24 del embarazo. Si ocurre algún daño, ya no es posible curar las graves lesiones neurológicas. Las consecuencias son un tipo de paraplejia con frecuencia acompañada de hidrocefalia. Por eso, se recomienda realizar lo antes posible una evaluación diagnóstica y asesorarse sobre una posible intervención quirúrgica prenatal.

Esta malformación grave se suele diagnosticar mediante ecografías. En la imagen puede observarse como de repente, faltan los tejidos blandos sobre la columna vertebral (1). Una IRM puede mostrar con gran precisión las relaciones anatómicas y es indispensable cuando se baraja la posibilidad de realizar una operación prenatal (2). En la imagen también pueden verse claramente los ventrículos cerebrales ensanchados (flecha negra).

La terapia estándar de un defecto que no se haya cerrado quirúrgicamente en el feto, consiste en cerrarlo en los primeros días después del parto. Por desgracia, esta operación no tiene efecto alguno en las parálisis, puesto los daños ya se han producido con anterioridad. Desde 2011 se viene constatando que a través de una operación prenatal, es decir, una operación quirúrgica fetal, existe la posibilidad de lograr mejoras importantes en relación con la parálisis y la hidrocefalia. Por lo tanto, una intervención quirúrgica fetal es una alternativa importante a la operación postparto. Nuestro centro ofrece esta opción y ya ha realizado con éxito repetidas intervenciones quirúrgicas prenatales.

Tras una operación postparto, el bebé padecerá para siempre una parálisis por debajo de la zona abierta de la espalda. Ésta suele venir acompañada de una hidrocefalia sujeta a tratamiento, del uso de silla de ruedas, trastornos en el sistema urinario y de funcionamiento sexual, así como de enormes problemas de espalda (1 Imagen: silla de ruedas). Los fetos operados antes del parto, tendrán un grado de discapacidad claramente menor. En la secuencia de vídeo (2) se muestra un niño suizo de 10 años operado.