Hernia diafragmática

En la hernia diafragmática congénita, el diafragma del feto no se llega a cerrar durante su desarrollo. Durante el embarazo los órganos abdominales como el estómago, los intestinos, el hígado y el bazo pueden pasar hacia la caja torácica e impedir el crecimiento de los pulmones. En casos agudos, los pulmones son tan pequeños que el bebé no puede respirar tras el parto y se asfixia.

Mediante una exploración ecográfica se puede diagnosticar esta malformación. En la figura se observa una vista transversal de la caja torácica. El corazón (H) está muy desplazado hacia la derecha por el estómago (M) y los intestinos (D). Los pulmones son pequeños y están comprimidos (L).

El pronóstico de la mayoría de los fetos afectados es positivo, porque los pulmones tienen un tamaño suficientemente grande.
En otros casos, el pulmón residual es tan pequeño que el feto morirá si no recibe asistencia prenatal. Entonces, remitimos a las embarazadas a nuestra clínica asociada en Lovaina, Bélgica. Con una operación endoscópica se cierra provisionalmente la tráquea fetal con un globo durante algunas semanas, lo que provoca un fuerte crecimiento pulmonar. Así, aumenta en gran medida la tasa de supervivencia.

El pronóstico suele ser muy variable y depende del tamaño de los pulmones fetales. En nuestro centro sobreviven aproximadamente 2 de cada 3 fetos afectados.