Tumores pulmonares (MAQC)

El término «tumores pulmonares» engloba una serie de malformaciones diferentes. Todas estas malformaciones tienen en común que el tejido pulmonar anómalo oprime al pulmón normal y entorpece durante el crecimiento. El crecimiento de los tumores es diferente. Mientras algunos tumores conservan el mismo tamaño o incluso se encogen, otros crecen muy rápidamente y provocan problemas circulatorios en el niño.

Estos tumores pueden diagnosticarse mediante una exploración ecográfica. En la imagen se observa un tejido pulmonar muy claro (L) junto con agujeros negros llamados quistes (C) en términos médicos. Con frecuencia, tales tumores pulmonares y quistes crecen hasta el último trimestre del embarazo y a partir de entonces, mantienen un tamaño constante.

En casos normales, el bebé nace espontáneamente y no requiere ninguna terapia inmediata. Sin embargo, es importante realizar imágenes posteriores (TC, IRM) para planificar el procedimiento a seguir. En estos casos, el procedimiento más común consiste en la eliminación quirúrgica del tejido pulmonar malformado para evitar inflamaciones pulmonares o degeneraciones. En raros casos, el bebé necesita asistencia respiratoria después del parto. Si es necesario, se adelanta la evaluación diagnóstica para en todo caso, poder operar de forma temprana.

Por lo general, los niños no padecen ninguna limitación física tras la eliminación de esta malformación y llevan una vida normal sin problemas médicos especiales.