Familia S-W.- Alemania


family_sw2

  • 27.03.2015

Después del diagnóstico que nos dieron los médicos en noviembre de 2014, tras una revisión por ultrasonidos sobre la deformidad, espina bífida, que padecía nuestro hijo aún no nacido, nuestra suerte familiar se rompió en pedazos. Después de investigar minuciosamente acerca del tema, barajamos la posibilidad de una intervención quirúrgica prenatal. Como la mayoría de los médicos en Alemania son escépticos en cuanto a un cierre-MMC intrauterino, además de facilitarnos poca información, decidimos conducir de Múnich hasta Zúrich para informarnos sobre el tema.

Tras una resonancia magnética y una ecografía detallada, nos reunimos con el Prof. Meuli. Se discutieron los detalles de la operación, y las posibles mejoras en la calidad de vida de nuestro hijo que la operación supondría. También se nos advirtió que la operación no haría milagros y que existían ciertos riesgos que debíamos conocer. Aunque la operación nos suponía una “aventura”, teníamos muy claro que este camino lo recorreríamos junto al equipo interdisciplinario de Zúrich. El trato respetuoso y la transparencia fueron cruciales para poder llevar a cabo la operación en la semana 25 del embarazo. Nunca nos hemos arrepentido, incluso durante los meses posteriores a la cirugía en el Hospital Universitario. Cuando miramos hacia el pasado todo lo que recordamos es positivo.
La combinación entre competencias técnicas, amabilidad y cuidado del equipo médico, la comadrona y el personal de servicio hacen que la estancia allí sea una experiencia agradable. También la comunicación dentro del equipo interdisciplinar fue ejemplar.
Nuestro hijo Lewi nació en marzo de 2014 y ya tiene alrededor de un año. Se desarrolla espléndidamente. Aunque las disfunciones debidas a la espina bífida siguen presentes, eso sí, mucho más leves de lo que hubieran sido sin la intervención quirúrgica prenatal. Afortunadamente, a Lewi no se le ha desarrollado hidrocefalia.
Debido a las revisiones periódicas todavía estamos unidos al Hospital Pediátrico de Zúrich, y a día de hoy tenemos una relación estrecha con los médicos; podemos contactar en cualquier momento con ellos si tenemos dudas. De nuevo queremos aprovechar este medio para dar las gracias a todo el equipo médico que supervisó a Lewi antes y después de su nacimiento, así como el personal de cuidado del Hospital Universitario y de la planta de neonatología del Hospital Infantil.