Familia T. – Austria

  • 2014

Durante la realización de una ecografía rutinaria en mi ginecólogo durante la semana 20 del embarazo, le diagnosticaron a mi hija espina bífida.

Tras un extenso examen de ultrasonido y las aclaraciones sobre las posibilidades en este caso, me puse en contacto con el Prof. Dr. Martin Meuli, quien previamente me advirtió de las posibilidades y riesgos del cierre fetal MMC y, además, me invitó a Zúrich para un estudio y para mantener una charla que aclarase el tema.
Después de esto, decidí someterme a la operación, la cual se realizó durante la semana 24 de gestación.
La operación transcurrió sin complicaciones, y pasados unos días me permitieron pasar a planta y moverme por el recinto hospitalario.
Debido a una rotura de aguas prematura, Noemí vino al mundo en la semana 34 de embarazo por medio de cesárea.
A pesar de haber pasado una larga estancia en el hospital, la cual no siempre fue jovial, volvería a decantarme por la operación. Su excelente atención y transparencia me ayudaron mucho.
¡Muchas gracias por todo!

Familia T. (2014)