Amniorreducción

Si el feto tiene demasiado líquido amniótico, el saco amniótico corre el riesgo de romperse o que la embarazada tenga contracciones a causa de la fuerte dilatación del útero. La madre siente una fuerte dilatación del abdomen, en ocasiones acompañada también de dolores tipo cólico.

En tales casos, se introduce una gruesa aguja en la cavidad amniótica y se extrae el líquido amniótico de forma dosificada. Puesto que la aguja hace un orificio en el saco amniótico, es necesario ponderar cuidadosamente las ventajas y desventajas de esta intervención.