Derivaciones

Si el feto tiene acumulaciones anormales de líquidos en el cuerpo (por ejemplo, en los pulmones, Imagen 1), las derivaciones ayudan a desviar esos líquidos continuamente hacia el líquido amniótico (Imagen 2). Los tubos de derivación están diseñados de forma que una de las espirales se sitúa entre los pulmones y la pared torácica, y la otra en el líquido amniótico. A través de los pequeños orificios del tubo el líquido de los pulmones puede fluir constantemente hacia el líquido amniótico. De este modo, los pulmones tienen espacio para crecer.